Seguramente ya te hayas dado cuenta de la tendencia minimalista que existe hace años, el famoso “menos es más”. Lo hemos podido ver en varias disciplinas del diseño, como la decoración, esculturas, diseño gráfico, diseño web. Y la tendencia continúa, ¿porqué? Porque funciona.

 

La primera sensación cuando vemos un lienzo en blanco, o con espacios aún en blanco, tendemos a pensar “esto hay que llenarlo como sea”. Vemos el espacio blanco vacío como algo negativo, tiene que llenarse. ¿Y qué sucede? Que abrumamos una idea o concepto visual.

 

Cuando tratamos de vender una idea, un concepto, un negocio, un producto o servicio, tenemos un objetivo: vender. Para ello debemos evitar precisamente esto, abrumar y alejarnos de la sensación de caos. Este caos lo que hace precisamente es alejarnos de nuestro objetivo, vender. Necesitamos dejar respirar, que entre luz, claridad, es por esto que el minimalismo, los tonos nude y la sencillez reina en muchas imágenes corporativas de hoy en día. Esto no ayuda a conducir al cliente a nuestro objetivo, porque su sensación es de claridad, sencillez y transparencia.

 

Debemos tratar el espacio en blanco como un espacio de posibilidades, pulir como si fuera un diamante en bruto. Muchas veces añadiendo pequeños detalles se crea algo muy especial. No tomemos el blanco como algo inacabado o inútil, al contrario.

 

EN MINIMALISMO FUNCIONA

 

  • Ayuda a enfocar la mirada del cliente en lo que realmente importa y en lo que a nosotros nos interesa que preste atención para conseguir nuestro objetivo. Cuando hay pocos elementos, la mirada va directa al instante a los detalles importantes, por ejemplo el mensaje. Además genera más fluidez natural a entender y procesar el mensaje, ya que no hay una sobrecarga de elementos que saturen al cliente.
  • Cuando a una persona la bombardeas con estímulos se confunde y se cansa de seguir mirando. Un diseño limpio aporta claridad y orden, por lo que lo convierte en una buena experiencia, no en algo agobiante. El objetivo es que el cliente se sienta cómodo cuando visualiza.
  • Refinamiento o elegancia, el diseño limpio lo usan mucho las marcas de lujo. el blanco se convierte en el mejor marco para acompañar lo importante. Lo mismo ocurre en las fotos de producto, ponemos el fondo blanco o neutro para que el objeto o producto protagonista destaque y se lleve toda la atención que merece.

 

El mejor consejo, sintetiza y simplifica. Menos es más.

 

* Aquí puedes echar un vistazo a nuestros últimos trabajos de branding.

SI TE HA GUSTADO ESTE POST, TE HA PARECIDO ÚTIL O CONOCES A ALGUIEN QUE LE PUEDA SERVIR DE GRAN AYUDA ¡COMPÁRTELO! – SI NECESITAS AYUDA ¡EN TWOTYPES ESTAMOS ENCANTADOS DE ECHARTE UNA MANO! > Échame una mano.