El objetivo del naming, a parte de que sea bonito o acorde a tu marca y lo que quieres transmitir, su finalidad final es otra u otras, por ejemplo:

 

  • Posicionar: El primer paso es posicionarnos como marca en la mente de los consumidores. Para ello necesitamos que esa esencia que transmite el naming conecte con el tipo de público que queremos llegar.

 

  • Captar: Una vez ya nos hemos posicionado, hemos llamado la atención de nuestro cliente potencial, ya podemos pensar en captación. Ya nos conocen, porque no hemos posicionado en su mente, ahora junto al diseño y el marketing será la combinación perfecta para captar.

 

  • Fidelizar: Esto significa tejer un hilo de confianza con tu cliente para que te compre más a menudo y te traiga nuevos clientes recomendandote, el famoso boca oreja. Estos se consigue mediante las emociones y lo valores. Y justo esto es lo que debe saber transmitir tu naming. ¿Ahora entiendes porque no basta solo con un nombre bonito? Debe funcionar, debe vender.

 

En el mundo del naming hay varias tipologías de nombre. Vamos a hablar de cuatro categorías principales. Digo principales porque se podría distribuir en varias más, pero las principales que engloban bien lo más primordial, podrían ser las cuatro siguientes.

 

  • Inventados: En realidad, cuando decidimos inventarnos un nombre, tendemos a coger raíces de lenguajes antiguos. Es interesante, hacer el esfuerzo de no dejarse llevar tanto por esta tendencia e ir a nombres inventados cogiendo sílabas, que aunque no tengan mucho sentido, el sentido lo ganará cuando le pongamos alma. Estos nombres suelen ser únicos, originales, con un tono sonoro, curioso y bonito.

 

  • De experiencia: Esta es una buena opción o al menos interesante porque no se habla del producto en sí. Se habla de la experiencia, emoción o sensación que crea lo que vendemos cuando lo tiene el cliente. Esto vende mucho, porque tu valor diferencial o promesa está incluida en el nombre.

 

  • Descriptivo: Otra opción interesante si se es muy específico y no se cae en la generalización. Este si que habla del producto o servicio que vendas, de hecho lo describe. Bien usado puede ser una buena opción.

 

  • Evocadores: Estos hablan directamente del posicionamiento de la maca. Es decir, si te quieres posicionar de un forma específica, usa esta palabra o variante modificada para el nombre de marca. La mente del consumidor te posicionará o te encasillará directamente, todo ello solo por tu naming. Esta opción es muy potente.

 

 

* Aquí puedes echar un vistazo a nuestros últimos trabajos de branding.

SI TE HA GUSTADO ESTE POST, TE HA PARECIDO ÚTIL O CONOCES A ALGUIEN QUE LE PUEDA SERVIR DE GRAN AYUDA ¡COMPÁRTELO! – SI NECESITAS AYUDA ¡EN TWOTYPES ESTAMOS ENCANTADOS DE ECHARTE UNA MANO! > Échame una mano.