Tenemos 5 segundos para dar una buena impresión a nuestro cliente. En ese corto tiempo tu cliente potencial debe percibir como mínimo que está en el lugar adecuado para solucionar su problema y que tu eres la persona/empresa adecuada (y no tu competencia).

Las primeras impresiones son primordiales y más cuando hablamos de negocio. Si causas una mala impresión o una impresión mediocre, es difícil volver a recuperar la confianza y el cliente se va para siempre. Por eso hoy vamos a hablar de la importancia de invertir en una buena imagen visual y coherente para tu negocio o proyecto.

Tener un diseño profesional

 

Tener una imagen propia y única, a parte de que te ayudará a diferenciarte del resto, es tu comercial visual. Esto quiere decir que tu imagen venderá por ti aunque tu no estés delante. Y cuando estés delante te ayudará a venderte con más facilidad. ¿Porqué ocurre esto? Porque la confianza lo es todo.

 

 

Deja de competir en precios y trabaja tu imagen

 

No es el precio siempre el que impulsa la compra, sino que la mayoría de casos es la confianza. Es por esto que debemos poner más atención en invertir en nuestra imagen corporativa y demostrar todo nuestro potencial, que centrarnos en competir en precios. Esto último a parte de que nos gasta mucha energía y dolores de cabeza, afecta a tu facturación y no es sostenible a largo plazo.

 

El trabajo previo de introspección

 

Es cierto que crear una marca profesional desde la nada no es inmediato. Tienes que pararte a hacer un trabajo interno y preguntarte una serie de cosas. Pero en realidad, esto es un ejercicio muy gratificante que no solo te ayudará para armar tu imagen corporativa, sino que se convertirá en una herramienta muy potente para varios aspectos de tu negocio. Este tipo de cuestiones pueden ser:

 

Quién eres, qué has venido a hacer o aportar, qué sensaciones quieres transmitir, a qué público le vas a hablar (porque recordemos que tenemos que hablarle de tú a tú), qué solución le ofreces a esa persona que te necesita. Si realmente le ayudas a evitar un esfuerzo, un sufrimiento, a sentir placer, cubrir un vacío por ejemplo de ego, sentirse mejor físicamente, alimentar su mente y sabiduría, ahorrar dinero o ganar dinero, etc. Esto son algunos deseos universales que la mayoría de personas busca cubrir cuando paga por algo.

 

Tener esto claro, puede ser algo muy potente que puede ayudarte a ver tu proyecto desde un punto de vista más estratégico y de una forma sencilla.

 

* Aquí puedes echar un vistazo a nuestros últimos trabajos de branding.

SI TE HA GUSTADO ESTE POST, TE HA PARECIDO ÚTIL O CONOCES A ALGUIEN QUE LE PUEDA SERVIR DE GRAN AYUDA ¡COMPÁRTELO! – SI NECESITAS AYUDA ¡EN TWOTYPES ESTAMOS ENCANTADOS DE ECHARTE UNA MANO! > Échame una mano.