Seguramente recuerdes cuando ibas al colegio o al instituto, que entre tantos conceptos, cuando aparecían imágenes como dibujos en la pizarra o en los libros,  todo se entendía más fácilmente. La historia cambiaba mucho y se nos escapaba un “ Aaaaaahh…ahora si lo entiendo”.

Es posible que recuerdes en el instituto, hacerte resumenes para estudiar y aprobar los exámenes. No se tú, pero yo era muy visual, todo con títulos de colores y subrayados para diferenciar y estudiar de forma visual. No es de extrañar que luego estudiara diseño. Pero como todo, cada persona funciona diferente, hay personas más visuales y otras que no lo son tanto. Pero lo que sí está claro es que un visual ayuda siempre a cualquier persona a entender mucho mejor los conceptos o al menos de una forma más rápida y sencilla.

Pues bien, el pensamiento visual es algo que todos tenemos integrado, nacemos con ello. Es algo innato y hemos podido comprobar que este tipo de pensamiento ya se utilizaba desde el inicio de la humanidad en las pinturas rupestres para expresar conceptos. Pero desde luego que todo ha evolucionado. Ahora veremos.

 

 

 

¿QUÉ ES EL VISUAL THINKING O PENSAMIENTO VISUAL?

 

Hoy en día el visual thinking o pensamiento visual es una herramienta muy potente para que el receptor pueda entendernos a la primera, es decir, mediante los visuales ayudamos al receptor a asimilar los conceptos más complejos mediante estos visuales. No solo consigues que te entienda, consigues que te entienda más rápido, más fácilmente y de una forma mucho más amena, por lo que la experiencia del cliente es muy gratificante. Y precisamente de eso se trata cuando tratamos de vendernos mejor, la experiencia del cliente, quedarnos grabados en su mente, si se lleva una experiencia agradable mejor que mejor ¿no?

Como ya hemos comentado en anteriores artículos, los visuales están tomando un papel muy importante ( y cada vez más) a la hora de darse a conocer, ganar visibilidad, captar clientes con nuestro valor diferencial y conseguir vender más y mejor. Por lo que el visual thinking es una herramienta de venta importante a considerar a la hora de trabajar tus objetivos empresariales o de negocio. Es una herramienta de venta más e imprescindible si quieres tener un impacto mayor y venderte mejor.

 

¿UNA IMAGEN VALE MÁS QUE MIL PALABRAS?

 

Es cierto que los textos siempre son importantes y más los textos persuasivos a la hora de vender, pero el pensamiento visual es muy potente, verás. El 80% de nuestro cerebro está diseñado para asimilar y procesar imágenes, por eso nos supone mucho menos esfuerzo ver una imagen que leer un texto. Al percibir la idea a través de los ojos sintetizamos información y nuestra capacidad de comprensión se expande enormemente de forma rápida.

Por lo que una combinación perfecta son los visuales más el lenguaje como el texto o la voz. Un informe con texto explicativo acompañado de gráficos o infografías que lo reflejen. Una página de servicios explicando tus servicios más imágenes que ilustren los conceptos, incluso emociones que lo plasmen. O un vídeo con una explicación de fondo, serían buenos ejemplos.

 

* Aquí puedes echar un vistazo a nuestros últimos trabajos de branding.

SI TE HA GUSTADO ESTE POST, TE HA PARECIDO ÚTIL O CONOCES A ALGUIEN QUE LE PUEDA SERVIR DE GRAN AYUDA ¡COMPÁRTELO! – SI NECESITAS AYUDA ¡EN TWOTYPES ESTAMOS ENCANTADOS DE ECHARTE UNA MANO! > Échame una mano.